En defensa del neoliberalismo

El discurso necesario e inteligente que Donald Trump debe asumir para ser presidente de los Estados Unidos.

www.neoliberalismo.com
neoliberalismo.com@gmail.com

Los Estados Unidos, por su sistema presidencial limitado, que obliga que el gobierno cuando máximo pueda desarrollar sus proyectos por un período de 8 años, hace necesario que más que política de gobierno, se logren políticas de Estado. Y para lograr verdaderas políticas de Estado, los intereses de los Estados Unidos tienen que estar por encima de los intereses partidistas, ya sean demócratas o republicanos.

El problema de los Estados Unidos y por tanto mío,  no son los mexicanos, como munchos han querido hacer ver. No, se trata de la Guerra Cultural contra este país. Los mexicanos y la inmigración ilegal son instrumentos para la conquista demográfica de los Estados Unidos, a partir de una nueva supremacía racial.

Ahora bien, el problema de los Estados Unidos, no es solamente la inmigración. Hay otros muchos asuntos que un presiente norteamericano tiene que enfrentar con valentía. Por eso, los que muchos llaman el fenómeno Trump, no es más que una síntesis de la preocupación que existe sobre el futuro de esta gran nación. Que por supuesto, no son los intereses y propósitos de quienes manipulan el tema de los inmigrantes ilegales, como parte de una agenda oculta para destruir este país.

Quiero aclarar, no es que yo me expresé mal en mi apertura de campaña, ni que los interlocutores de los medios no sepan interpretar lo que se dice. No, aunque parezca, que son tontos, no lo son. Esa es una forma de cambiar la realidad. Ellos conocen bien los mecanismos del lenguaje, como lo diera a conocer
George Orwell en su libro, “1984”.

Por eso están utilizando un sofisticado sistema de censura, que ahora llaman, lo “políticamente correcto”. Con eso, tratan de acallar las voces de los que no se someten a sus directrices. Vamos a poner en conocimiento de nuestro pueblo la realidad, dejando atrás las ataduras de lo llamado “políticamente correcto”.

Y si decimos la verdad, nuestro pueblo podrá conocer los serios peligros que enfrentamos como nación.  Por eso, crearé una Agencia de Prensa en los principales idiomas, identificada con los intereses y valores de este país y donde los periodistas no sean activistas políticos, sino soldados del periodismo, comprometidos con la libertad y la verdad. Así, verán noticias inimaginables, que hoy se ocultan, por lo llamado “políticamente correcto”. Hoy estamos bajo un sistema de prensa, que desde los presentadores hasta los invitados toman partido, muchas veces irrespetuosos con las personas. En mi caso personal ha estado de manifiesto; aunque debo reconocer que me ha favorecido. Se ha despertado un sentimiento inverso, que hace que cada día más personas se solidaricen con mi campaña, solo por estar en contra de los manipuladores de los medios.

Algo a resolver con un nuevo medio de prensa diferente: resaltar los valores de este país, sus contribuciones a otros países y la participación de norteamericanos en beneficio de la humanidad. Aquí la prensa siempre se enfoca en lo negativo, principalmente en reportar las tragedias, como los funerales de combatientes caídos en campaña. Eso se puede hacer, pero no debe ser lo único que se refleje de este gran país. No solo exponer los mártires, sino también nuestros héroes, que son muchos.

¿Por qué el interés por la inmigración ilegal? Porque es el mecanismo ideal para cambiar la composición demográfica de los Estados Unidos. No se trata de un proceso de ayuda para personas necesitadas, sino un mecanismo de crecimiento demográfico acelerado. Fíjense que los promotores de esta iniciativa no quieren un programa de trabajadores temporales, que resolvería la mayor preocupación de los residentes ilegales. Ellos buscan la vía de la naturalización, para entonces, de forma legal aumentar el flujo de la inmigración. Y a eso hay que sumarle la ciudadanía por nacimiento. La ciudadanía por nacimiento es una trampa legal. Ya hay todo un negocio ilícito de corrupción por esta vía. Muchas mujeres vienen a parir a los Estados Unidos, y otras cruzan las fronteras para parir aquí, y eso es una complicación legal: el niño es ciudadano norteamericano, no se puede deportar y la madre no se puede separar de su hijo, por un problema humanitario. De esto sacan partida las personas que tienen residencias restringidas en toda la frontera con México - que suman miles - y pueden cruzar diariamente para nuestro país.

Esa es una de las grandes complicaciones de la inmigración ilegal, producto de no haberse hecho cumplir la ley en su momento. Hoy hay miles de familias que son prácticamente  ‘indeportables’ por lo complicado de su estatus legal. Deportar a los padres sería una carga para los contribuyentes americanos, que tendrían que sufragar los gastos de esos niños sin sus padres. La mayoría rehúsa llevarse sus hijos a sus países de origen, y ya se dijo: no puede deportarse a un ciudadano americano.

En la ciudadanía por nacimiento es algo que hay que reflexionar. Y si hay que enmendar la Constitución, existen los mecanismos para hacerlo y lo vamos a hacer. Ya me he referido a esto en otras ocasiones, y aunque sea un proceso largo, hay que enfrentarlo. Luego se verá que es lo más conveniente, en cuantas generaciones se fija la naturalización por nacimiento. Ciento sesenta países, una abrumadora mayoría entre las 194 naciones del conglomerado mundial, no conceden ciudadanía automática a los hijos de inmigrantes ilegales, ningún Estado europeo consiente ese beneficio y solo Estados Unidos y Canadá, del conjunto de las 31 economías más avanzadas de la tierra, otorgan ese privilegio. Con este aspecto resuelto, se pasaría a determinar la condición de residente en los Estados Unidos.

Lo primero que hay que hacer un sistema biométrico de identificación nacional, para determinar quienes viven legalmente en los Estados Unidos. A los residentes ilegales darle un plazo no mayor de seis meses para que tengan una tarjeta de registración. Los que no las obtengan, después de vencida la fecha de acreditación, califican automáticamente para la deportación. Hay que revisar la legitimidad de la comparecencia en Corte para analizar cada caso, que retarda y encarece el proceso de deportación.

Los inmigrantes ilegales que califiquen, luego de registrarse y demostrar que residen en los Estados Unidos recibirán en un plazo mínimo de tiempo un permiso de trabajo, con todos los beneficios que otorga la ley. Esa es la necesidad y el deseo de la gran mayoría de los residentes ilegales en este país.

Los que me dicen que hay que ser realista, que esos millones de inmigrantes ilegales no se pueden deportar, les aseguro que si se aplican las medidas de control e identificación, vivir ilegal en el país será muy complicado, y legalizarse como la ley designe, será muy atractivo para los inmigrantes ilegales.   Menos realista es pensar que inmigrantes ilegales aprendan inglés y paguen altas multas para que se conviertan en ciudadanos, eso no lo van a logar. Si no se fuerza el cumplimiento de la ley, para que someterse a un requisito que humanamente no pueden cumplir. También están aquellos que ponen fecha específica para reconocer como válida de entrada al país. En la última propuesta del Senado, se hablaba del 31 de diciembre del 2011, y se han preguntado: qué se hace con los miles, por no decir millones, de personas que entraron después del 31 de diciembre del 2011. Eso es absurdo.

El problema de la inmigración ilegal se agudiza por la cantidad de ilegalidades que produce. Si, muchos inmigrantes ilegales hacen esfuerzos para trabajar, pero compran documentos irregulares (falsos), que generan una gran corrupción, que incluye además  la venta de plazas a los trabajadores ilegales. Todo esto deforma el sistema de impuestos y del seguro social de este país.

Aunque los mexicanos ilegales y con residencia permanente no pueden votar, de todos modos implementaré una política que los beneficie y para eso hay que tener presente sus intereses y necesidades. La primera es el empleo, si se le otorga la condición de trabajadores temporales a todos los inmigrantes ilegales que se encuentran en estos momentos en los Estados Unidos, su principales problemas estarían resueltos. Luego hay que trabajar en programas de desarrollo paralelo, con sus respectivos países, como vía de frenar la emigración ilegal y elaborar proyectos que garanticen que los inmigrantes inviertan en sus países, no solo en consumo, sino en infraestructura y la rama productiva, para garantizar su retorno deseado de forma segura. En la actualidad muchos regresan y a pesar de las grandes remesas enviadas, no encuentran donde vivir. Así es como podemos ayudar a los inmigrantes, no con demagogia e intereses ocultos.

Fíjense si la inmigración ilegal por naturaleza es violatoria de las propias leyes migratorias, que los que entran por esa vía, no tienen que tener prueba de antecedentes penales, ni certificado de salud. Lo que pone en riesgo la comunidad norteamericana y viola el derecho de los que vienen legalmente, que si tienen que cumplir estos requisitos, que por demás, son costosos.

De forma simultánea al proceso de identificación nacional, que contempla a todas las personas residentes en los Estados Unidos en el momento de hacerse vigente la normativa, se comenzará un proceso de aseguramiento de la frontera. No será con un muro franqueable como hasta ahora. Será una frontera viva, con instalaciones cívico-militares, como empresas, bases y unidades militares, con campos de entrenamientos, aeropuertos militares, etc. El caso es abarcar el mayor espacio posible y entonces dedicar los recursos necesarios para asegurar la zona fronteriza restante. También se puede estimular la iniciativa privada para desarrollar proyectos en la frontera, que no se tienen a la vista, pero que la visión empresarial puede descubrir e implementar.

El problema de permitir el libre acceso ilegal por la frontera no es un problema emocional. La situación de la frontera en un problema de Seguridad Nacional, además de una fuente de corrupción sin límites. No es posible que anualmente se traigan de México millones de barriles de petróleo a procesar ilegalmente en refinerías de Estados Unidos. De igual forma, no se justifica el volumen de drogas que entra en este país. Si se entran toneladas de drogas, de igual forma se pueden introducir toneladas de explosivos y productos químicos de destrucción masiva.

Si quieren saber lo insegura que es nuestra frontera, vean los reportes de las propias autoridades mexicanas y de  algunos medios de prensa. Los propietarios de ranchos a lo largo de la frontera fueron despojados por los carteles de las drogas y hoy son santuarios del crimen organizado, que ni la propia policía mexicana se atreve entrar en esos lugares. Un ejemplo es el pueblito de Altar en Caborca y toda esa zona del desierto hasta el Pacifico, que son las llamadas rutas del crimen organizado, por donde los coyotes también pasan a las personas. El flujo es tan grande que vienen personas de lugares tan remotos como la India, Pakistán, Somalia y Asia, entre otros lugares. Visiten los centros de detención en México y se darán cuentas, o pregunten a los que llegan por esa vía, a quienes conocieron en el camino.

Vamos a crear un mecanismo de prensa, que no esté sujeta intereses y dotarla de logística y seguridad para documentar toda la realidad de la frontera.

Y hay que comprometer a las autoridades mexicanas con todo este conflicto de la inmigración ilegal y las drogas. Es una vergüenza que un tren llamado la “bestia” transporte sistemáticamente cientos de personas, muchas ellas terminan siendo víctimas del crimen organizado y asesinadas para el tráfico de órganos. Lamentablemente no se está haciendo nada al respecto.

Y cuando digo trabajar con las autoridades mexicanas, me refiero en todos los sentidos. No hay justificación alguna para que no se trabaje coordinadamente con las autoridades mexicanas en la búsqueda de cientos de ciudadanos norteamericanos que están desaparecidos en México, presuntamente secuestrados. Nadie habla de esto, parece que no está dentro de lo “políticamente correcto”.

A los que cuestionan,  porqué se enfoca diferente la frontera con México de la del Canadá, sencillamente porque Canadá tiene una política inmigratoria diferente a la de México.  Incluso, Canadá no estimula el cruce hacia Estados Unidos por territorio como se hace en México.

Algo que parece justo son las remesas familiares.  Las remesas familiares son una de las principales causas  de fuga de capital y hay que buscarle una solución. La fuga de capital es un problema económico grave, por lo que tiene repercusión estructural directa en los mecanismos de desarrollo de la sociedad norteamericana. La fuga de capital potencia la deuda externa de este país, que ya de por si es grande y compromete políticamente a nuestra nación, principalmente con China.

Y a pesar de la trasmisión directa de capital hacia otros países, su beneficio en el desarrollo de esas naciones es muy poco, ya que la mayoría de las remesas se invierten en consumo y servicios, muy poca, casi nada en el sector productivo.

Entre los programas especiales y la fuga de capital nos llevarán irremediablemente al desastre económico, ejemplos se sobran. Ahí está Grecia y más cerca aún, Venezuela. Aunque el caso de Venezuela está muy ligado al desastre político del Socialismo del Siglo XXI.

En la política exterior de los Estados Unidos es algo que se debe trabajar mucho, para reconstruir el mapa de influencia y credibilidad en esta gran nación. Principalmente todo lo relacionado con el Medo Oriente, pero hoy solo me quiero referir a mi plan de gobierno para enfrentar la problemática cubana. Hay que ser realista, hay acciones en marcha que no se pueden revertir, pero si se pueden implementar otras, que si condicionen o modifiquen la actitud del régimen cubano y otorgan beneficios directos al ciudadano, independientemente de la voluntad política del Gobierno cubano. En estas acciones es que centraremos nuestra estrategia con respecto a ese régimen totalitario.

Todas las medidas que tomemos estarán comprendidas en nuestra posibilidad real de ejecutarlas y al mismo tiempo revisaremos todos aquellos programas que están recibiendo fondos federales y no están dando resultado alguno.

También debe revisarse la Ley de Ajuste cubano y llevarla a su verdadero propósito: proteger a quienes realmente la necesiten.

En cuanto a las trasmisiones radiales y televisivas, debe sustituirse la Emisora de Radio y TV Martí por un sistema comercial de radio y televisión, a partir de las cadenas internacionales ya existentes. Es ridículo que las señales de Radio y TV Martí sean bloqueadas sistemáticamente por un país sumamente atrasado, frente a uno de los países de mayor desarrollo tecnológico del mundo. Y además, que eso les esté costando millones de dólares a los contribuyentes norteamericanos, sin resultado alguno. Radio y TV Martí no han estimulado la democracia en Cuba en sus más de tres décadas de existencia, al menos la radio.

Entre las medidas que voy a proponer para ayudar al pueblo cubano verdaderamente es la suspensión de la venta directa al Gobierno cubano y que nuestro sector privado negocie y venda directamente al sector privado en Cuba y se establezcan relaciones de compra venta directa entre los productores, y la banca privada ofrezca préstamos a los productores cubanos privados, sin la intervención del gobierno.

En cuanto a la Base Naval de Guantánamo, estudiaremos que beneficios les puede dar parte de ella a los cubanos libres, por lo que presionaremos para que el régimen cubano elimine los campos minados y de alguna forma que indemnice las víctimas de las minas, tanto las que se encuentran en Cuba como las que ya están en los Estados Unidos.

Aunque el Gobierno cubano está dando otros como objetivos del Embargo, la realidad es que su principal objetivo era presionar por la confiscación de las propiedades de estadounidenses en Cuba. Hoy para ser justo con esa medida debe indemnizarse no solo a los norteamericanos, sino a los cubanos que fueron víctimas de esas arbitrarias confiscaciones y  es más: devolverle las propiedades confiscadas a todas aquellas familias o sus herederos que aún permanecen en Cuba. Aunque esto no entra dentro de las facultades de la política de los Estados Unidos, si puede entrar dentro de un proceso de negociación.

En el caso cubano, finalmente quiero referirme a dos cosas: Ahora se habla que hay 35 mil personas con orden de deportación para Cuba. Y claro.  Eso es comprensible, que tal vez muchos de ellos tengan motivos suficientes para ser deportados, pero hay que aclarar: Esas personas pueden haber cometido un delito, pero no quiere decir que todos o su mayoría sean castristas. No es justo enviar esas personas a un régimen de oprobio como es el cubano, mientras sus familiares permanecen en los Estados Unidos. Los deportables, no son necesariamente comunistas o castristas. Hay que cambiar primero las cosas en Cuba y luego trabajar en eso de las deportaciones. Incluso, hay que condicionar en las negociaciones el retorno de los fugitivos refugiados en Cuba de varios países, incluso del nuestro.

Y finalmente quiero referirme al concepto de pies secos, pies mojados. Eso es un crimen,  condicionar a las personas a un alto riesgo innecesario.  Y es de estúpido que los que toquen tierra se queden y los que estén a un metro de la costa o tierra continental sean devueltos a Cuba.

Por eso dije que se debía mantener la relación, tanto con el Régimen cubano como con el pueblo directamente. Para poder coordinar todas  estas acciones, pero imponiendo nuestras condiciones.

Los servicios de Salud:

Ahora quiero referirme a algo de gran impacto en los Estados Unidos: La Salud Publica. El problema de salud en Estados Unidos no es solamente los Seguros Médicos, sino los servicios, equipos médicos y los medicamentos. Y saben por qué. Porque no se cumple el principio capitalista de la oferta y la demanda. Hay todo un monopolio en la actividad de salud en los Estados Unidos. Observen cuantos programas de salud hay cubiertos por MEDICARE y lo costos de la medicina. Los equipos médicos cargados al MEDICARE son los más caros del mundo. Es todo un negocio con los fondos del Gobierno. Y los servicios médicos preventivos son pésimos. Y es por la misma causa: el monopolio. Eso hace que la espera del paciente para ser atendido sea larguísima y los costos altísimos. Uno de los problemas que hay que analizar y resolver son las excesivas pruebas y análisis para evitar las demandas por negligencia médica.

En la cuestión de la salud hay que ver  como se resuelve el problema del costo de los medicamentos y los equipos. Hay numerosas trabas para impedir la entrada de medicamentos genéricos de otros países, que abaratarían el costo. Eso es algo que hay que resolver. Estados Unidos es uno de los países que más invierte en cuestiones de salud. Sin embargo, no está dentro de los primeros países de mejor servicio médico.

Una de las fórmulas para estimular la competencia es facilitando la reválida de los títulos de los médicos que llegan a este país, que se les ponen miles de trabas que hacen que se pierda un conocimiento que bien pudiera ser utilizado en beneficio de la comunidad. Hay que implementar programas para que esos profesionales de la salud se certifiquen lo más pronto posible, y al menor costo.

Entonces hay que hacer una reforma de salud integral, no como el Obama Care,  que solo contempla el problema del seguro. Todo tiene que ser revisado y legislado nuevamente. Incluso explorar la posibilidad de financiar por el gobierno carreras de medicina y revisar los altos costos de la carrera de medicina actualmente.

Hay muchos otros problemas que tienen que ser abordados dentro del marco de esta campaña presidencial y que se categorizan como políticamente incorrectos.

Muchos hablan de la imagen y política exterior de los Estados Unidos. En eso no habido una política sistemática de este país para ganarse la simpatía popular de los pueblos. Las misiones médicas y la colaboración directa de los profesionales son muy efectivas para esto. Además el intercambio académico y cultural, así como  la formación de profesionales en ambas direcciones, como son las escuelas internacionales puede potenciar la iniciativa. Una escuela de Medicina Internacional en los Estados Unidos podría albergar miles de estudiantes latinoamericanos. También se pueden financiar la construcción de fábricas de medicamentos en toda América Latina.

Ahora me quiero referir a algo relacionado muy directamente con la educación.  El sistema de educación en Estados Unidos es bastante bueno, pero hay algo que sé que a muchas personas les preocupa, en una sociedad como la nuestra, que las personas tienen tantas ocupaciones: la llamada tarea escolar. Eso es algo abrumador. Y no me digan que es para hacer más productiva la vida escolar del niño, porque nada es más importante que la producción de una fábrica y nadie se lleva su tarea laboral para la casa.

En lo relacionado con el sistema de educación también hay que ver la cuestión de los préstamos escolares. Al menos los fondos procedentes del gobierno no deben ser grabados con impuestos o muy bajos, si se hace necesario. También hay que resolver la cuestión de los recién graduados, el primer empleo y el condicionamiento o requisito de experiencia para ocupar un puesto laboral. Los estudiantes tienen que acumular la experiencia práctica suficiente para graduarse, que le permita comenzar de inmediato aplicar sus conocimientos en la rama que se graduó.  No se puede permitir que un alumno recién graduado, ande con su título bajo el bazo, de un lugar a otro sin encontrar empleo.

Los programas especiales:

Hay que revisar todos aquellos programas subvencionados, y llevar una política de entrega y austeridad. No se puede lucrar con la beneficencia social. Fundaciones y otras organizaciones que tenían a su cargo el problema de los llamados “niños de la frontera”  y que reciben dinero del Gobierno, algunos de sus directivos se asignaron fondos que sobrepasaban los 200 mil dólares al año.

Se necesita un control más riguroso del programa de sellos de alimentos, que muchas veces no cumple con su propósito de asistir a los más necesitados y los propios necesitados no hacen el mejor uso del programa.

Hay que revisar el concepto del seguro por desempleo. No se puede aceptar un individuo desempleado, en un mundo donde hay tanto por hacer. Y lo peor que reciben la compensación por desempleo y trabajan de informa informal (por la izquierda) perjudicando doblemente, dejan de pagar impuestos y cobran la asistencia que aportan otros.

Y finalmente me referiré a la inmensa deuda externa de los Estados Unidos. Solo con política de choque se puede enfrentar este problema. Hay que revisar la relación comercial con China y el comportamiento de las Empresas norteamericanas que operan allí. Entre los problemas que causan es que afectan la tasa de empleo de este país, y además nos imponen comprar sus productos terminados, con una pésima calidad. Nos están llenando de chatarra. Algunos alegan que sus productos son más baratos, pero es tan pésima la calidad que a largo plazo nos salen más costosos. Los Estados Unidos tienen que rescatar el prestigio comercial que se tenía. Era certificado de calidad cuando se decía: Made In USA, eso hay que recuperarlo.

Vamos a recuperar la marca Made In USA, vamos a recuperar esta gran nación, vamos a recuperar a los Estados Unidos.

Sepriembre 16 del 2015