En defensa del neoliberalismo

¿Fracasó el Neoliberalismo en Honduras?

Julio César F. Castillo
Jfigueroa86@hotmail.com

Estos son algunos de los encabezados con que algunos se llenan la boca en Honduras:

“Fracasó el neoliberalismo” “fracasaron las recomendaciones del FMI”

Es gracioso ¿Cómo puede fracasar algo que nunca se ha hecho?

Todo esto es culpa de los maestros que no enseñan y los intelectuales que no analizan ni piensan, al haber transformado el sistema educativo en sistema de adoctrinamiento durante más de 50 años y al tener el monopolio del pensamiento en los medios de comunicación no han dejado espacio para la reflexión seria y sosegada.

Veamos, en Honduras fracasó el socialismo (como en muchos otros lugares), durante caso medio siglo al gobierno de Honduras le dio por fabricar cemento, jugos, leche pasteurizada, administrar hoteles, aserrar madera, aparte de expropiar tierras, ferrocarriles, muelles, le dio también por monopolizar servicios como la electricidad, agua potable, telefonía, salud y educación.

El resultado neto de todo esto esta muy claro, el gasto público aumentó, para poder financiarlo el estado se endeudó hasta que llegó el momento en que no pudo pagar y se aplicaron medidas de ajuste económico.

Sin embargo a pesar de las recomendaciones del FMI y de las propuestas resultantes del llamado “consenso de Washington” los gobernantes hondureños se negaron a abandonar el socialismo y a liberalizar la economía de Honduras, solo tomaron medidas parciales, vendieron algunas cuantas empresas pero dejaron los servicios básicos en manos del estado, le abrieron espacios a la inversión y al comercio solo en aquellos rubros que no compitieran con los empresarios corporativos mas poderosos del país, y por supuesto jamás en toda la década del noventa redujeron el tamaño del estado y el gasto público, prefirieron descargar el peso del ajuste sobre sus gobernados vía impuestos y devaluación de la moneda, esto porque el ciudadano común no suele dedicarle tiempo a menesteres como tomarse las carreteras ilegalmente, poner retenes o quebrarle los vidrios a los negocios y mancharles las paredes.

Todo esto era muy conveniente pues los políticos no querían hacer cambios que irritaran a los líderes obreros que no trabajan, los líderes campesinos que no siembran, los líderes estudiantiles que no estudian, pero también porque los políticos que no gobiernan, los empresarios que no emprenden y no innovan, las organizaciones no gubernamentales que reciben fondos gubernamentales etcétera, medran muy bien en el desorden y el caos que 58 años de socialismo le han heredado al país.

No todo esta perdido naturalmente, este año debido a una crisis económica internacional, habrá en Honduras menos empleo, menos exportaciones y menos remesas familiares, la reserva de divisas ya comienza a resentirse y muchas personas han sido despedidas en el sector manufacturero, es el momento perfecto para privatizar (la energía eléctrica, ferrocarriles, teléfonos, agua potable, lotería, correo), liberalizar, reformar(la banca, la seguridad social, el catastro, las leyes laborales), ponerle tarifas justas a los servicios de salud y educación(que no son gratis) etc. es el momento justo para ser libres y reclamar, no hagamos caso de los buitres que piden que se hagan obras públicas “para generar empleo” o que se ponga en marcha la maquinita de imprimir dinero para que haya “inversión”, nada que ver esta vez no hay excusa, la crisis financiera internacional ha sido provocada por las malas políticas monetarias y financieras de los gobiernos, o sea recetas recomendadas por el socialismo, la medicina no es mas gasto ni mas deuda, sino austeridad y muchas dosis de libertad para los hondureños y el resto del mundo, dejemos que los intelectuales que no piensan se desgañiten con ideas de los años treinta pasadas de moda, nosotros veamos al futuro.

Marzo, 2009

 

 

Regresar a la portada