En defensa del neoliberalismo

 

¿Por qué fracasaron las reformas de los '90?

 

Alberto Mansueti

Como siempre, una nueva ola de entusiasmo sacudió al Perú y América latina a comienzos de los ’90. La URSS ya no existía; y supuestamente, había llegado “la economía de mercado” (Fukuyama dixit). Se pronunciaron solemnes discursos, y se dictaron los “paquetes de reformas”. Pero ya desde mucho antes de terminar la década, los fracasos se hicieron evidentes en todas partes, y se sucedieron las vacilaciones, ambigüedades y contradicciones, y pronto los retrocesos netos.

Ante el descontento que cundió, las viejas fuerzas desplazadas -mercantilistas y socialistas- hicieron sus maletas para el regreso. Y desde entonces no hemos hecho todavía una apreciación correcta de lo que pasó, y por esa razón no podemos aún corregir con acierto el rumbo.

¿Qué pasó en los ‘90? Se nos dio gato por liebre (ver resumen en cuadro anexado):

1) Privatizaciones fiscalistas, para enriquecer más al Estado, no a la gente (algunas compañías estatales se vendieron a empresas extranjeras ... ¡estatales!) Los monopolios se hicieron privados pero sin cambiar su naturaleza.

2) Y en vez de Ministerios de Planificación, se nos impusieron agencias “reguladoras”, a veces a cargo de los mismos burócratas y parásitos que habían arruinado las compañías estatales. Habiendo el Estado fracasado en producir bienes económicos, servicios financieros, educación, etc., ¿cómo se atreven ahora estos “funcionarios” a regular a los privados ...?

3) Se nos cambió la inflación, un impuesto disfrazado, por impuestos legislados abiertamente -lo cual es un progreso-; pero muchas veces más altos, y nunca más igualitarios. (En Argentina, con dolarización a cambio fijo e impuesta por decreto, en lugar del curso libre y fluctuante de las monedas, dictado por el mercado.)

4) En vez de altos aranceles hubo derechos “antidumping” -basados en una ridícula teoría leninista-, mucho más irracionales y arbitrarios, y potencialmente más elevados aún que las viejas tarifas arancelarias.

5) El viejo credo cepalista de sustituir importaciones se cambió por el de “alentar” exportaciones, pero igualmente “fomentadas” por el Estado a través de privilegios, prebendas y otras desigualdades.

6) Los controles de precios fueron abolidos, pero en su lugar aparecieron las leyes “antimonopolio” o “procompetencia”, y “proconsumidor” -confiriendo a las reguladoras  poderes judiciales y cuasilegislativos amén de ejecutivos-, y el Estado siguió siendo el director y vigilante de la economía.

7) Como principio ductor del controlismo estatal, las antiguas “políticas sectoriales” fueron sustituidas por “el control de los equilibrios macroeconómicos”, bajo el erróneo supuesto de que “lo macro está antes que lo micro”  y no al revés, como efectivamente sucede. Así siguieron los crónicos desequilibrios de empresas, familias e individuos.

8) En resumidas cuentas fiscales: se buscó cerrar el deficit aumentando impuestos e ingresos, no suprimiendo gastos. Así el tamaño del Estado no se redujo, ni se le puso en sus tareas propias, ni cedió el peso opresivo de su poder omnímodo, ni de la empobrecedora carga tributaria. Los de abajo pagaron los costos de todas las rigideces e ineficiencias acumuladas. Y las regulaciones y los impuestos siguieron limitando severamente el poder creativo y enriquecedor de la empresarialidad en el mercado. Como escribió Lampedusa: “Todo tiene que cambiar, para que todo quede como está.”

¿Cómo se explica este tremendo equívoco? ¿Por qué razones esas alegadas reformas de mercado no fueron de mercado? Entre otras, porque no fueron impulsadas por líderes formados y convencidos, familiarizados con la filosofía y la economía del libre mercado, sino por políticos de buenas intenciones algunos, pero muy improvisados, apenas salidos del populismo y el estatismo. Estaban todavía confundidos y entrampados en viejas ideas y conceptos, presos de arcaicos intereses, y de maquinarias partidistas y políticas que no habían nacido para la tarea que debieron apoyar, sino para apuntalar aquello mismo que debieron sustituir. Por eso sus partidos y fuerzas políticas, como ellos, no estuvieron a la altura. Y por eso hoy América latina sigue de marcha atrás.

ANEXO

8 Temas

ENFOQUE NEOLIBERAL

LIBERALISMO

Quitaron

Pusieron

“Debieron Hacer”

Cuentas Fiscales

Déficit

Ingresos

Reducción de Gastos, No lineal y Funcional

Privatizaciones

Monopolios estatales

Monopolios Privados

Competencia abierta

Dirigismo

Planificación

Regulación

Libre mercado

Moneda

Inflación

Impuestos + Dolarización Forzada

Curso libre

Precios

Controles

Leyes de Defensa Comercial, Pro Competencia y Regulaciones

Precios y Empresas Libres

Importaciones

Aranceles

Derechos antidumping y Salvaguardas

Libre comercio sin aduanas y acuerdos comerciales

Exportaciones

Cepalismo

Crecimiento Hacia Afuera

Neutralidad

Intervencionismo

Políticas Sectoriales

Equilibrios Macroeconómicos

Shock de oferta